El lonco de la comunidad Mapuche Curruhuinca, Ariel Epulef, reclamó ayer que desde el municipio se tomen medidas para resguardar la zona conocida como “Chenque de los Manzanos” porque hay restos humanos y se está avanzando con un loteo. El pasado viernes, con la presencia del Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman, se restituyó el bastón de mando y un poncho mapuche a la Comunidad Curruhuinca.

 

Epulef manifestó su preocupación por un loteo que avanza en la zona conocida como “El Chenque de los Manzanos”. “Nos han estado llamando vecinos viendo que hay restos humanos. Están siendo molidos por los trabajos que están haciendo las maquinas. Esto pasó la semana pasada. Yo estuve presente ahí y pude ver un cráneo lógicamente de un mapuche que estaba bastante molido porque abrieron un camino y pasaron con la máquina”, declaró.

El referente de la comunidad mapuche comunicó que se lo planteo a la intendente y pidió que se “tome los recaudos para ordenar y frenar esa situación en primera instancia, porque nos preocupa que hoy por hoy no hay en el municipio un ente que resguarde los descubrimientos arqueológicos que se están dando”.

Además el lonco se refirió al acto realizado el viernes donde fue restituido a la comunidad el bastón de mando y un poncho. “Una cosa es trabajar en función de un planteo y una restitución. Y otra cosa fue el momento del acto puntual que la verdad fue el momento más fuerte de todos. Lo podés medir (yo por lo menos en lo personal) recién en ese momento. Ves principalmente a la gente mayor nuestra muy emocionada con la situación, y ahí es donde yo realmente pude caer lo que significaba para nosotros que nos restituyan el bastón de mando y un poncho”, expresó Ariel Epulef.

El referente de la comunidad indicó que “costó mucho restituirlo. Llevo diez años de gestión para recuperarlo. Empezamos a trabajar con ese reclamo desde hace mucho tiempo. Lo hizo en su momento el lonco anterior que estaba, Carlos Curruhuinca, y después continúe yo, reclamándolo. Es una meta que se encaminó con muchos actores del parque que tenían la voluntad de hacerlo”.

Destacó el trabajo de Lidia Mabel Mora, que permitió recuperar la pieza y quien fue “un puntal muy importante”. Adujo que las postergaciones fueron por cuestión de agenda de los funcionarios nacionales.

“Fue propiedad de la comunidad y estuvo 69 años fuera. Lógicamente la restitución genera un impacto muy fuerte”.-

 

FUENTE. DIARIO RÍO NEGRO