(Fuente: Radioesquelsur.com).- «Siempre decimos que somos de mar a mar, no somos ni argentinos ni chilenos. Somos mapuches, somos una nación aparte, estuvimos antes que el Estado argentino y el chileno», subrayó ayer Ñanco Huala

El werrken (secretario o enviado especial) del Lof Cushamen, dejó en claro que no responden a ningún Estado más que lo que se denomina la nación mapuche. Sin embargo, el miércoles en Puerto Madryn, concurrieron a las oficinas del Inadi (del Estado argentino) para denunciar al Gobernador y al titular de Corfo, y afirmó el propio Ñanco Huala ante los medios, que los denunciados estaban «violando los derechos y la Constitución».

«Hicimos una denuncia ante el Inadi por los dichos racistas y xenófobos del señor Gobernador (Mario Das Neves) y contra Martín Bortagaray (titular de Corfo», ratificó.

Ñanco Huala acusó al Gobierno de implantar «una militarización respondiendo a los grandes capitalistas y solamente intentar perjudicar el levantamiento de nuestro pueblo, perseguirnos, criminalizarnos como ya lo están haciendo».

LAS ACCIONES DEL RAM

«El Movimiento Mapuche Autónomo (MAP) abarca desde Buenos Aires a La Pampa, Río Negro y Chubut. Y existen muchas comunidades, es un movimiento», explicó el werrken de la Comunidad Mapuche Cushamen.

Y no se desvinculó del movimiento Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), al que definió como «una organización militar que está compuestas por waichafes (guerreros) de diferentes comunidades. Trabajan en la clandestinidad y son los que hacen las acciones más radicalizadas como la cuestión del sabotaje al capitalismo».

Agregó el referente mapuche, que como comunidad «no nos podemos desvincular del todo (del RAM) porque nosotros seguimos una sola línea política, que es el Movimiento Autóctono Mapuche». Por lo tanto «somos consecuentes cuando decimos que validamos todas las formas de lucha», afirmó Ñanco Huala.

El objetivo es «la recuperación de tierras productivas y sagradas, mejoramiento de la calidad de vida de nuestra gente». Y para ello «creamos grupos de resistencia contra las mineras, petroleras, forestales, hidroeléctricas».

«CUESTE LO QUE CUESTE»

Ñanco Huala criticó tanto al Gobierno nacional como provincial y los acusó de incumplir promesas. «La solución al conflicto mapuche es una sola, devolver la tierra apta y productiva», afirmó el werrken.

Pero lamentó que «a la hora de que nosotros recuperamos el territorio para nuestra gente, se nos intenta criminalizar y nos tratan de terroristas, de subversivos, de vendepatria. Tienen que saber que nosotros pertenecemos a una sola línea y que nosotros, cueste lo que cueste, vamos a recuperar todo el territorio mapuche, vamos a mejorar la calidad de vida de nuestra gente, y ése es el objetivo que tenemos nosotros hoy como comunidad. Si nos van a matar, que nos maten peleando por un pedazo de tierra».