Perros Huincas, eso dirían nuestros mayores, que supieron habitar estas tierras sin alambrados del Ministro Esteban Bullrich y sus compañeros de campaña, Marcos Peña Braun, y Mauricio Macri. Al igual que muchos argentinos provenimos de una cultura avasallada por la espada, la pluma, la palabra y el alcohol. Pablo Neruda en su libro Confieso que he Vivido, describe su impresión del Pueblo Mapuche y trae en su relato las armas que se valió el Estado para someter a un Pueblo. Han pasado casi de 200 años de aquel genocidio, esta es la calificación que le cabe, si el aparato del Estado es usado para someter a un pueblo buscando su exterminio.

Nos cambiaron los nombres, funcionaron campos de concentración, se apropiaron de las mujeres y niños; los llevaron como sirvientes en casas de la oligarquía porteña, los hombres que no murieron fueron casi esclavizados como mano de obra en los ingenios del norte, estancias de la provincia de Buenos Aires y de la Patagonia. Esas tierras, que no eran ni son ningún desierto, estaban ya ocupadas desde hace más de 15000 años, según nuevas investigaciones antropológicas y arqueológicas que todavía no son incorporadas por la sociedad ni por la escuela, como una verdad irrefutable, fueron repartidas entre los amigos del poder que financiaron la mal llamada campaña del desierto. Cayeron en el olvido las palabras de Roca pronunciadas en abril de 1879, frente a sus tropas antes de iniciar su avanzada militar, donde resalta el hecho de la incorporación de la Patagonia al territorio de la Argentina “para engrandecimiento de la patria, por la vida y fortuna de millares de argentinos y aún para la redención de esos mismos salvajes”; la fortuna era en tierras, se dividió y se entregó oportunamente. Millares de argentinos nunca llegaron a gozar de ese supuesto engrandecimiento de la patria, que en cambio sí disfrutaron algunos personajes ingleses que fueron beneficiados con el reparto de tierras; sin embargo, los salvajes aún estamos acá, quizás lejos de la redención pero cercanos a la lucha de siempre. Desconoce este Ministro, que funciona desde hace tiempo una modalidad de Educación Intercultural Bilingüe incorporada en la Ley de Educación Nº 26206 y también en la ley provincial de Educación en Río Negro, que pretende visibilizar las culturas originarias y sumar un aporte fundamental para la educación y la sociedad; la cosmovisión de los pueblos. Pero sobretodo desconoce el Sr, Ministro que la Constitución Nacional, tratados internacionales que la Argentina se ha obligado a respetar hablan de la preexistencia de los pueblos originarios a la conformación de los Estados y que se debe buscar el necesario reconocimiento de sus culturas e integración respetando sus formas de organización. Sin embargo, lo que está presente en el discurso del Ministro es su identificación con aquella clase política que gobernó la Argentina con una mirada y una acción desintegradora, seguramente que no es culpable de ello, como muchos de los Ministros que hoy integran este gobierno, incluyendo al Presidente Macri, provienen de esas mismas familias que hoy han vuelto al poder, ya no como socios si no que directamente lo hacen a cargo del gobierno, legitimados por los votos de millones de argentinos, pero deslegitimados desde sus promesas de campañas que han incumplido desde el 10 de diciembre. Cuando el Ministro dice que estamos ante una nueva Campaña del Desierto, nosotros decimos que estamos ante una nueva oleada de ataques que nunca cesaron, solo se suavizaron durante algún período. Es por ello que no sorprenden estas declaraciones, sabiendo desde donde son pronunciadas, pues las mismas familias que financiaron el genocidio, se beneficiaron con ella. Allí están las familias de Macri, de Marcos Peña Braun, Bullrich , muchas que hoy integran este gobierno liberal, que se valen del poder del Estado para generar ganancias propias, como lo hizo Ministro Aranguren aumentando el valor de la energía para cobrar dividendos a través de sus acciones en SHELL, o sus amigos que compraron acciones de empresas energéticas en febrero para beneficiarse con el tarifazo. Estamos ante una nueva oleada de esta campaña del desierto, cuando a través de un decreto presidencial se modifica la Ley de Tierras, que permite la extranjerización de las mismas sin ningún control del Estado. Mientras nosotros los salvajes seguimos luchamos para recuperar pequeñas partes de territorios apropiados, las inmobiliarias internacionales ofrecen las tierras al mejor postor. Nada está improvisado en este gobierno, ni la represión, ni la persecución, ni el encarcelamiento de nuestra gente, como Milagro Sala que está presa por ser mujer, india, pero fundamentalmente está presa por ser una luchadora incansable. Nuestra gente, que se trasladó del campo a las periferias de las ciudades, nuestra gente que todavía están dentro de los trabajadores asalariados de las escalas más bajas, nuestra gente que es parte de la economía informal o economía popular, son los más afectados por las políticas de este gobierno, que es la reedición de la campaña del desierto en sus aspectos fundamentales, políticas centralistas, exclusivas y desintegradoras. Sepa el Ministro Bullrich y sus socios, que pretenden reeditar la campaña del desierto, que hoy al igual que ayer estamos dispuestos a resistir, como lo muestra la historia de la patagonia, su gente está siempre dispuesta a la lucha, desde nuestros grandes Longcos, pasando por hechos como Patagonia Rebelde, el Choconazo, el Rocazo, Cutral-Co, llegando a nuestros días con una fuerte oposición a medidas económicas que afectan a todos los argentinos, como el aumento de las tarifas. Nos hemos incorporado a la sociedad argentina integrando nuestras comunidades, pero también nos hemos incorporado a muchas organizaciones políticas, Comunidad Mapuche Urbana “Elel Quimün” (El saber que nos legaron) Personería Jurídica Nº 11 Resolución Nº 718/05 Fishcüg Menuco - Currüg Leufü Mapu - Puel Mapu Gral. Roca- Rio Negro-Argentina Chula Vista N° 508 CP 8332 - Tel. (2984) 409833-699183 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Face: Comunidad Mapuche Elel Quimun sociales y gremiales, lo que necesariamente implica que cada acción de las mismas nos tiene como participantes activos. Sepa el Sr. Ministro que no estamos dispuestos a ceder, quinientos años de resistencia dan sobradas muestras de nuestra condición de luchadores, que no nos asustan las balas, ni los gases, no nos asusta la justicia hoy dispuesta a usar la ley antiterrorista para criminalizar la protesta, no nos asusta la cárcel, sepa el Sr. Ministro que hoy como ayer, estamos de pie y en lucha. Marichi Weu Marichi Weu!!! Fishcug Menoco, Currug Leufu Mapu, Puel Mapu (Roca, Rio Negro…Argentina) Orlando Carriqueo Fermina Pichumil