TITULARES

Escándalo: otro nuevo audio de Gendarmería compromete al Ministerio de Seguridad

El audio fue grabado diez días después a la desaparición de Maldonado e involucra a un funcionario de Patricia Bullrich. El ...

Comunidad mapuche denuncia incendios intencionales en sus viviendas

Hombres armados atacaron e incendiaron viviendas de la comunidad mapuche de Vuelta al Río, en Chubut, entre las que se encontraba la del ...

MST de Chubut denuncia escalada de violencia y represión

En  su sitio web el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) de Chubut, denunció la preocupante escalada de violencia contra los ...

Un editorial de Clarín o cómo convertir a los mapuches en enemigos

(Publicado por La Izquierda Diario).- “Caso Maldonado: la proclama mapuche y un muro de mentiras”, tituló el diario de Magnetto ...

OPINIÓN: Discriminación, Mapuches y Maldonado, por Dr. Miguel Julio Rodríguez Villafañe

Lamentablemente, nos toca vivir una discriminación étnica profunda, propiciada por el gobierno nacional y sus grupos mediáticos ...

Prev Next

Tarahumara es una exposición que refleja la belleza de esta etnia indígena que también rinde culto al espiritu del hikuli. La palabra rarámuri, cuya castellanización derivó a “tarahumara”, significa “pie corredor”, “los de los pies ligeros”. Los rarámuris, los de los pies alados, famosos por su capacidad incansable de correr, son los habitantes de la Sierra Tarahumara, en la parte más alta de la Sierra Madre Occidental de México.

Se dice que sus antepasados provenían de Asia, principalmente Mongolia, quienes atravesaron el estrecho de Bering hace unos 30000 años; sin embargo, recientes descubrimientos de vestigios humanos indican que los primeros pobladores de la zona fueron los cazadores de la megafauna del Pleistoceno –hace alrededor de unos 15 000 años.

Desde entonces, los tarahumaras basaron su economía en la agricultura de maíz, calabaza, chile y algodón, y la caza; además de poseer una compleja cosmovisión con entidades benévolas y malévolas –como los señores del inframundo que causaban muerte y desastres naturales– rindiendo culto al Sol y la Luna (siempre la eterna Dualidad) a través de la planta sagrada del peyote.

En el libro El río, exploraciones y descubrimientos en la selva amazónica de Wade Davis, se explica esta ceremonia clave del mundo indígena mesoamericano:

“Para los tarahumaras el peyote era el hikuli, el ser espiritual sentado al lado del Padre Sol. Era una planta tan potente que portaba cuatro caras, percibía la vida en siete dimensiones, y a la que nunca se podía permitir reposar en el hogar de los vivos. Para recoger el hikuli los tarahumaras viajaban lejos, hacia el sureste, más allá de las estribaciones de la sierra, en el desierto. Allí encontraban la planta al escuchar su canción. El hikuli nunca deja de cantar, incluso después de ser recolectado. Un hombre (....) contó (.....) que al volver al desierto había tratado de usar como almohada su bolsa de hikuli. Su canto era tan alto que no podría dormir”.

“Ya seguros en casa, los tarahumaras extendían el hikuli en mantas que luego pringaban (manchaban) por encima con sangre, para luego guardar con cuidado las plantas secas hasta que las mujeres estuvieran prontas a molerlas en un metate hasta convertirlas en un espeso líquido ocre. Se hacía una gran hoguera, con leños orientados hacia el este y el oeste. Sentado al oeste del fuego, un chamán trazaba un círculo en la tierra dentro del cual dibujaba el símbolo del mundo. Colocaba en la cruz un botón del peyote y lo tapaba con una calabaza invertida que amplificaba la música y placía al espíritu de la planta. El chamán lucía un tocado de plumas, que le infundía la sabiduría de los pájaros y evitaba que los vientos malignos entraran en el círculo de fuego. Después, las porciones el peyote pasaban de mano en mano y hombres y mujeres envueltos en telas blancas y descalzos empezaban una danza que duraba hasta el amanecer. Luego, a la primera señal del sol, el chamán y su gente se paraban hacia el este y se despedían (....) del hikuli, el espíritu que había descendido llevado por las alas de palomas verdes, para partir luego en compañía de una lechuza.”

Los rarámuris otorgan a sus vestimentas suma importancia. Por un lado, las faldas de las mujeres son muy apreciadas al vestir muchas a la vez, una encima de otra, las cuales sirven tanto de adorno de mil colores como de abrigo. Por otro lado, los tagoras, el calzón de manta que llevan los hombres, se componen de un cinturón tejido con dibujos propios, los cuales utilizan para sostener pantalones, zapatos y faldas. Además llevan la koyera, una cinta para mantener el cabello, tanto hombres, mujeres como niños; de hecho, es la prenda más distintiva del pueblo tarahumara.

El mundo de los rarámuri es complejo e hipnotizante, se necesita algo más que una reseña para comprenderlo del todo. Quizá ni siquiera el lente del fotógrafo holandés Bob Schalkwijk logró reunir toda la esencia de este pueblo indígena; sin embargo, a través de la exposición Tarahumara en el Museo Nacional de las Culturas Populares se rinde un homenaje a la belleza de los habitantes de la Sierra Madre Occidental, a su visión del mundo y a su vigencia.

La exposición consta de 35 imágenes –de 75 000– que muestran la interacción de los rarámuri con la naturaleza desde hace más de 50 años, cuando el artista llegó a México y emprendió un viaje al hogar de este pueblo. A través de tenues luces de blanco, negro y color, Schalkwijk capturó retratos y paisajes de los elementos básicos de los tarahumara, como la solemnidad, las formas de supervivencia y la riqueza de sus hábitos, costumbres y ceremonias que hicieron y hacen singulares a este pueblo, el de los pies alados.-

FUENTE: http://mxcity.mx / ElOrejiverde